Entradas

EUGENIA IN TO EROTIC SOUND

  I´ll play the blues for you E            u                  g                             e                                       n                                               i                                                       a un malbec entre su lengua y el paladar cada nota musical penetra su canela piel, la excita tanto el blue jazz.   Eugenia cierra suavemente sus ojos, moja sus labios tintos, de pie el calor invade más rápido la dermis, sus caderas vacilan delirante aprieta su copa como cuando aprieta cada músculo   de su venusta vagina; queriendo enclaustrar sus recuerdos no deja escapar nada, nada… ni el más minúsculo átomo de oxígeno puede ingresar.   Suena el blue jazz… entre el saxo y el vino, la atmosfera se torna única, predispuesta a convertirse en su propia amante.   Desnuda sus apacibles pechos erizados, gotas de vino en sus montañas en su cima el estruendo del amor, del sexo de a uno.   Eugenia moja

ZAPATITO AL VIENTO

Niño que me pierdo en tu mirada, tú sonríes, más tus ojos mojaditos develan tu aflicción,  que dicha tu niñez que desdicha tu soledad.   Cada día bajo el sol trabajas, limpias, corres sin parar, eres zapatito al viento no tienes cuando parar, niño hoy te veo puño duro, tus dulces sueños quién te ha de dibujar.   Tu sudor vale siempre unos pesos, pesos que al hambre ha de aplacar, niño nunca dejes de soñar corre, ríe sin parar, algún día tu destino ha de cambiar.   Niño hoy te abrazo, tú me abrazas hoy tus ojos voy a secar, con pañuelo de esperanza con palabras de pujanza niño nunca dejes de soñar.

H U A R O

Imagen
   Acá estás ...te siento, aún sin cerrar mis ojos                                   - phukuy, phukuy-       chiriwayrita enfría mis manos,          y yo siento que me abrazas             mientras canta el chuchico                chuchiq chuq chuqchuqchu...                    baila chuchico baila, enamorate en el tunal.                   Aca estás, cuando el sol recae en tu cima                  Apu Wiracochan,              los rayos se derraman en tu pecho,           pecho color oro cual coraza inquebrantable       guardián eterno de nuestra tierra,    tierra caliente con el sentimiento brillante anochecer. Acá estás, en el hornito tibio de cada mañana                             - q'aparishan t'antaman -       mmmmm, aquel pancito          enrojece mis mejillas              harina suave, manos duras,                 canastas andantes                   regalando placeres.             Acá estás, en el sonido de las campanas          desde tu templo vernáculo,      tolón, tolón,

HOSANNA FELICIDAD

Hosanna felicidad, ¿dónde estás?, caminé 40 años bajo tu fugaz presencia.                                             - Dónde andarás-              Te busqué en la tierra, créeme... en el mall regodeante de placeres en el facebook, instagram, tinder, en mi Iphone,  en mi perfume de Chanel, en mi traje D&G, no estás.   Te busqué moldeando mis fibras musculares, en el trabajo arduo enajenado en la desfachatez de un restaurante caro en el salario soñado, no estás.   Hosanna felicidad, ¿dónde estás?, acaso en el tiempo que es un -in tempo- donde perece la libertad.   Es tu energía un desgaste, una búsqueda despiadada que me conduce al cansancio.   Y mira como eres de acuciante, más encontré en el cansancio, la espera, sí, la espera... un placer sin horarios un lujo desbordado de reflexión  y de olvido; hosanna felicidad no me mientas, ahí estarás.   No me detendré al mirar el horizonte bajo el abrazo psicotrópico

EGO DE MUJER

Imagen
Hoy visto para mí, este cuerpo no es para ti.   Envuelvo mi cuerpo con telas de colores pinto mis labios rojo carmesí este cuerpo siempre fué para mí, de carnosidad dulcemente desmesurada con piel de durazno con olor a jazmín.   En mis poros se alberga un laberinto de emociones, cada vello mío es una caricia al tiempo cada cicatriz una letra musical que tocó mi alma, mis hormonas inconmensurables regodean mi existir.   Hoy este cuerpo lo llevo como yo quiero, contorneo mis caderas  libero mis brazos sacudo mi cabellera muerdo mis labios y no dejo de mirar.   Mis pechos jamás se ocultarán mis nalgas conspicuas para mi puro placer, mi sonrisa alada siempre regresará.   Hoy visto para mí, este cuerpo no es para ti.   Hoy me libero de tu mirada me libero de tu deseo me libero de tus sentimientos  me libero del hastío de tus palabras  soy yo para mí, sin filtro, soy tal cual me soñé.     Amo deliberadamente a cualquier hora,  y no soy tuya, no me hallo en tus palabras ni en tus sonidos grot

MARCELINE

Marceline, óbviame pero no me olvides, no dejes entrar a ese indolente, decantará hasta la última lágrima de mi ser.   Marceline, cuando el olvido se enclave en tu entrecejo, los días serán más difíciles de recordar, las miradas penetrarán en tu memoria, husmeando los recuerdos que nunca ha de encontrar.   Marceline la elegía del olvido es pura soledad, es puro silencio, es pura lejanía, es casi una imperecedera tiranía.   Marceline, óbviame pero no me olvides, recuerda… alguna vez cargué tu corazón en mi pecho, compartíamos el aire bajo el mismo techo, amarraba tus cabellos largos, me perdía en el destello de tu mirada.   Marceline el olvido es la razón de una vida finada, está en cada esquina de la urbe, incluso en los cerros o en los desiertos.   El olvido decapita los recuerdos, desintegra las cercanías, disipa el extrañar, enmudece las palabras.   Marceline, no lo dejes entrar para borrarme la sonrisa con sigilo,

LO QUE NUNCA FUÍ

Imagen
Hoy soy luz de luna a medianoche, cerré mis ojos y abrí el portal etéreo.   Hoy soy lo que nunca fuí, antimateria pura aroma de lirios auroras invisibles.   Soy un espectro para tu sombra, soy la antimateria doblegada a una eternidad que nunca quiso.   Soy tu amor bonito soy tu amor misógino soy tu amor enterrado en el filo de tus sucias uñas.   Hoy soy luz de luna a media noche, libre para lavar las piedras del río libre para soplar un diente de león libre para acariciar mis hoyos dolorosos libre como un colibrí sin néctar libre al fin y al cabo... libre.   Hoy soy lo que nunca fuí, antimateria pura un espectro para tu sombra incansable por desvelarte cada madrugada.   Pero hoy... justo hoy, ya recogí mis 983 pasos de tu habitación, lo recogí todo y te dejo sin nada, ni siquiera un putrefacto recuerdo mío.   Hoy he decidido desde mi camino etéreo, amar mi antimateria reconstruirme al vacío abrazar lo inabrazable redimirme en la eternidad